jueves, 25 de agosto de 2011

No se si estar a la sombra del sol no se si seguir la luz de la luna puede curarme la propia enfermedad si. o puede matarme la misma cura. Siento en el corazón a Dios, siento en los pulmones al diablo; siento que tengo dos oídos para escuchar y dos pies para ir tropezando.

No hay comentarios:

Publicar un comentario